Worm Hunt

El viernes pasado probamos “La caza del gusano”. Un escenario de Frostgrave que enfrenta a dos bandas rivales en el territorio donde se alimenta una antigua bestia. Antaño este ser recorría las alcantarillas de Felstad para mantenrlas limpias y ahora sale de vez en cuando a la superficie para hacer lo mismo con las calles infestadas de humanos.

Las bandas con las que jugamos son las primeras que creamos mi hermano y yo con los mazos de hechizos de las segundas bandas que creamos para tener algo de variedad, y para hacer una partida rapidilla ya nos valía.

El terreno de juego se dispone como siempre, con los marcadores de tesoros también como siempre. La peculiaridad de este escenario es la posible aparición del “gusano”. Lo pongo entre comillas porque para representar al gusano me pille una figura de Bones, el ankeg, que me gustaba mucho como ya conté en una entrada anterior.

El despliegue lo hicimos por “grupos de combate”, intentando maximizar el efecto de los magos y aprendices para mover primero. En los dos primeros turnos fuimos moviendo a lo largo del tablero para llegar a los tesoros, cada uno a los que tenía más cerca. De lo más notable fué que mi bruja consiguió fallar dos veces una simple telekinesis para poder acercar uno. Y que tuve que matar a uno de mis ladrones al que había embrujado el mago de Toni con un mind control.

En el siguiente turno se empezaron a coger tesoros y apareció un perrete salvaje que tuvo entretenido al ranger de Toni durante un suspiro, pero po lo menos fué un turno sin flechazos. La pega llego después ya que apareció el temido gusano. Mi hijo que estaba con nosotros tuvo los honores de la primera tirada de ataque del monstruo y ¡saco su primer critico! jejeje. Lastima que fuera en contra de su padre y el Ankeg se cruspiera a un pobre matón que solamente quería conseguir dinero para un mañana mejor.

El arcanista de Toni siguió haciendo de las suyas y hipnotizo a otro ladrón que huía con un tesoro, esté al estar ya muy cerca del borde de la mesa era sumamente jugoso, al final cayó presa de unos lobos que decidieron que estaría mejor dentro de sus estómagos que en casa calentito. ¿Bien para mi? a Toni ya le iba bien también que se lo comieran.

En el otro lado de la mesa se mantenia un combate encarnizado entre los otros componentes de la banda. Los perros de Toni acosaban a mis veteranos matones. Uno de ellos cayo no sin antes llevarse por delante a un perrete pero el otro pudo dar buena cuenta de ellos.

Mi maga y su aprendiz junto con un zombi invocado y mi cazadora de tesoros pudieron acabar con el infernal Ankeg. Pero eso no bastó para que al final Toni consiguiera embrujar a un tercer matón que huia con un tesoro y así robarme uno, para darnos un total final de 4 tesoros para Toni y solamente 2 para mi. En una campaña esto no sería una derrota abismal ya que yo mate al Ankeg y me llevaría los px por ello. Pero siento una partida aislada admito mi contundente derrota. Tal vez veamos una revancha jejeje. Nos vemos!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *