Frostgrave- Sellsword

Estas vacaciones de Pascua ha venido mi hermano de viaje y hemos podido jugar un par de partidas de Frostgrave. Como solamente disponíamos de unos días pensé que en vez de jugar los escenarios básicos (a ver si me acercaba a uno de los objetivos del año) podríamos intentar hacer una mini campaña con los tres escenarios del suplemento Sellsword. Al final solo pudimos jugar los dos primeros, pero nos lo pasamos francamente bien. Teníamos ya dos bandas de la minicampaña “La caza del golem” pero pensamos que sería mejor hacer bandas nuevas para probar otras cosas.

Yo por mi parté idee lo que me gusta llamar una banda de alta movilidad jejeje. Todos los soldados de mi banda movían un mínimo de 7 yo elegí la siguiente combinación: 2 Warhound (20gc), 2 Thief (40gc), 2 Tracker (160gc), T.Hunter (80gc). Estos son 7 componentes con un precio de 300 monedas mas el aprendiz ya tenemos mis 500 iniciales.

En el primer escenario nos enfrentamos en una zona de tormenta arcana. Había 6 pilares dispuestos a lo largo de los bordes y cuando se cumplían algunas condiciones saltaban rayos de unos a otros friendo lo que pillaban por en medio. Tanto mi hermano como yo fuimos a asegurar los tesoros que más cerca teníamos. Tener tanto movimiento benefició a mis hombres que se desplegaron rápidamente y cogieron posiciones. Yo tuve la suerte de poder mover uno de los que estaban mas de su lado y tirarlo a uno de los canales. Las reglas de la casa de los canales obligaban a cualquiera que intentara vadearlos sacar con 1D20 mas que su valor de armadura. Esta regla al final vimos que era demasiado dura pero la mantuvimos los dos escenarios porque ya habíamos empezado con ella.

Yo fui sacando los tesoros mas fáciles para mi lado mientras mi hermano hacía lo propio. A pesar del buen rollete reinante en el tablero, pugnábamos por la posesión de un tesoro central que estaba disputado gracias a una “telekinesis” de mi bruja. Entre sus “push”, mis “leap” y mi “telekinesis” estaba la cosa bastante igualada. Pero la llegada del constructo grande de mi hermano gracias a la poción de teleport decanto el combate de su lado y yo tuve que retirarme. Mención especial al Sigilista de Ramón que estuvo a punto de hacerle un “mind control” a mi Cazador de tesoros cuando estaba al borde del tablero con un tesoro. Eso hubiera decantado la partida claramente hacia su lado ya que podría haberlo sacado y reclamar el tesoro para si mismo. Finalmente uno de los valientes y estúpidos soldados se lanzo al agua azuzado por el fanático aprendiz de sigilista. Y sorpresa, el tipo sabia nadar(sacó la tirada del canal) así que saco el tesoro brindandonos un empate al final de la partida.

Las bandas se ampliaron por las dos partes y nos tocaron objetos mágicos bastante equilibrados. Mencion especial al Bastón de poder que le salió a mi hermano, que para mi es uno de los mejores objetos. Tiene una reserva de 3 puntos que puedes utilizar después de hacer una tirada para lanzar un hechizo para mejorarla. Yo recluté un Tracker más y compré unas perreras para mi taberna. Así que me planté con 11 minis. La bruja y su aprendiz,  un animal companion, 2 warhounds, 2 thief, 3 trackers y un treasure hunter. Esperaba que la superioridad numérica me diera la victoria de mi próximo encuentro.

El segundo escenario nos proponía un tablero exactamente igual, pero en una zona donde había fuertes corrientes magnéticas que hacían que los soldados más blindados tuvieran mas dificultad para mover. Que las flechas fueran más difíciles de disparar(regla que olvidamos durante todo el encuentro). Y cada vez que se lanzaba un hechizo el arcanista sufría un punto de daño. Ademas cuando los “imanes” se activaban los tesoros se movían aleatoriamente.
En los primero turnos parecía que el lado derecho de la mesa quedaba bajo mi control, mientras que el izquierdo claramente caía bajo el poder sigilista de mi hermano. Los tesoros se movieron en la derecha acercándose hacia mis filas facilitándome la aproximación. Y aquí cometí mi primer y catastrófico fallo. EN vez de coger los tesoros y correr decidí intentar combatir haciendo valer mi numerosa ventaja. Las tropas se enfrentaron pero el destino quiso que mi hermano fuera mermando mis fuerzas. Y lo peor estaba por llegar. El Sigilista no vaciló en conjurar un empujón arcano de mando a mi bruja a los canales, y fue arrastrada por la corriente. Con la perdida del lider y con los enfretamientos en cuerpo a cuerpo equilibrados ese lado sucumbió. En el otro lado mi aprendiz se las veía con que uno de sus propios soldados había caído bajo el embrujo de mi arcano contrario y pretendía asaetearnos por la espalda. Por suerte recobró la compostura y al final derribo a unos cuantos enemigos. El enfrentamiento finalizo con todos mis soldados barridos de la mesa. Del bando de mi hermano sobrevivieron el aprendiz, el constructo, un ranger y un arquero. Yo conseguí sacar un tesoro en el ultimo turno in extremis con un ladrón avispado y mi hermano se quedo con los otros cuatro. Vamos, que me arrasó. ¡En el próximo encuentro me vengaré!
El suplemento Sellsword me parece una buena compra. Vienen tres escenarios oficiales que son muy interesantes y limitan los poderes de los magos por una vez. Las reglas de creación de un capitán que puede ganar experiencia me parecen muy interesantes sobre el papel, sin llegar a desequilibrar una banda, pero aportando algo más. Seguiremos jugando a Frostgrave y a otras frikadas que tengo en proyecto. Nos vemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *